Feñi’s bootcamp: Entrenamiento funcional para mujeres

En enero,  empecé a buscar un entrenamiento que me ayudara a lidiar con el stress del pack pega nueva-cambio de casa-organización de matrimonio y al mismo tiempo, sirviera para conseguir brazos “MichelleObamisticamente” definidos que me combinaran con el vestido de novia.

En esa búsqueda, encontré en Instagram el “Feñi’s Bootcamp” que cumplió con creces mis expectativas. Aquí les cuento más.

Partí tomando el entrenamiento para novias. Nos juntamos con la Feñi y le conté cuáles eran mis objetivos, el tiempo que teníamos hasta el matri, las zonas en las que me quería enfocar y mi rutina semanal. Basándose en eso, me dijo “ok, tenemos poco tiempo, vamos a tener que hacerlo intensivo”. En mi cabeza sonó una fanfarria aterradora, como la marcha imperial de Star Wars o algo así. Ahora puedo confesar que me apaniqué un poco al pensar en el desafío de llegar a entrenar cinco días a la semana, cosa que nunca había pasado en mi historia en la Tierra.  Pero en el camino la Feñi fue tan motivadora y buena onda, que sin darme cuenta lo conseguí.

En ese período, dos días a la semana me iba directo del trabajo a los entrenamientos funcionales que hace solo para chicas en el parque Presidente Errázuriz. Los otros tres días, recibía sagradamente en mi mail un entrenamiento, que podía ser solo cardio o cardio + entrenamiento funcional. De la nada, de repente me encontré en el living haciendo dips de triceps mientras veía Netflix o saliendo a correr antes de irme a la pega. Lo juro. Un verdadero hecho histórico.

Así fue como después de tres meses y medio, además de cansarme menos al trotar, de hacer más kilómetros y poder levantar más peso, vi en vivo y en directo los objetivos que me había fijado en un principio. Creo que nunca antes, gimnasios y clases por medio, me había pasado tan claramente.

Ahora, después de un break, acabo de volver para sumarme al entrenamiento en el parque y la verdad, lo echaba un poco de menos. Quizás no extrañaba el dolor de músculos, pero si la buena onda del grupo, la satisfacción de terminar los entrenamientos que al principio pensaba imposibles y la sensación de relajo y “stress free” con que me vuelvo a la casa aunque el día haya sido pesado. Definitivamente, vale la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s