zapatillas

10 secretos que nadie te cuenta al empezar a correr

Como ya les conté antes, hace un tiempo empecé a correr. Una de las mejores cosas de hacerlo en un grupo fue la oportunidad de poder compartir y comentar la cantidad de cosas que ibamos descubriendo en el camino. Eso, además de las advertencias casi premonitorias de la Jose de Ladyrun, que se cumplieron casi todas a cabalidad.

Por eso decidí hacer este post. Porque si empiezas a trotar sola, probablemente necesitas saber que esas “rarezas” no solo te están pasando a ti (te apoyamos amiga mode on).

Aquí van, las 10 cosas que nadie te cuenta al momento de empezar a correr.

  • Tu clóset va a tener una doble vida

Una mitad va a estar compuesta por jeans, ropa para ir a la pega, chaquetas, zapatos lindos. La otra mitad va a ser básicamente un vómito de arcoiris neón por todas partes. Y telas elasticadas. No digas que no. Aunque te niegues, va a pasar.

clueless closet

  • Vas a gastar plata en cosas que jamás te habrias imaginado

Partiste con un par de poleras de algodón y unas patas negras. Parpadeaste tres segundos y a la semana ya tienes primera capa, patas reflectantes con tecnología guanchunflayer-ultra-cool, sostenes ultra mega aeróbicos, guantes para correr en invierno (si, lo acepto), nuevos audífonos aerodinámicos, cinturón-bolsillo, unos cinco buffs…

wolf of wallstreet

  • Vas a empezar a hacer cosas raras

Levantarte temprano los domingos, perder la verguenza de usar ropa de gimnasio en tu vida diaria, proponer juntarse en la Ciclorecreovía antes de tomar desayuno, irse antes del carrete para alcanzar a correr en la mañana…

Neighbours

  • Tu pelo nunca se va a ver como el de la chica que trota en el comercial de Bonella

Es difícil aceptarlo, pero si corres (si de verdad corres) tu pelo no va a flotar al viento en cámara lenta. Lo más probable es que unos pelos se escapen de tu cola de caballo, la chasquilla se pegue a tu frente y aprendas a manejar las orquillas como una maestra para mantener todo en orden.

forrest gump running

  • Vas a lavar una tonelada más de ropa

El ciclo ropa limpia-ropa sucia se mueve a una rapidez abismante. Debieras conseguir auspicio de Drive o Ariel.

friends

  • Te alegras cuando vuelvas a la casa con la cara fucsia

Porque de verdad corriste. Y eso es un orgullo. Por las próximas 2 horas siguientes, luce tus cachetes rosados de Heidi como un trofeo.

hellboy

  • Empiezas a repensar tu ropa de trabajo

Las botas “súper cómodas” empiezan a ser no tan cómodas porque sientes las rodillas raras cuando te subes en ellas…encuentras que las bufandas son taaanto menos versátiles que un buff…y así.

brad pitt

  • Empiezas a leer y ver cosas que nunca antes te interesaron

Sientes mariposas en la guata cuando encuentras el documental de Usain Bolt en Netflix, le haces un pequeño altar a Haruki Murakami, te suscribes a Women’s Health, etc…

audrey hepburn

  • Empiezas a tener conversaciones extrañas con tus amigos que corren

¿Qué app estás usando?¿mantequilla de maní o de almendra?¿quién te atendió en Meds?¿cuántas sesiones de kine necesitaste para tu última lesión?¿son de tela técnica o normales?…eso, además de salpicar la conversación de términos como pronadora, climacool, largos, crosstraining, anaeróbico…

steve carrell

  • Vas a sentir demasiado orgullo

No importa que hayas corrido sólo 100 metros más, el hecho de ver en tu app la medallita de “esa fue tu milla más rápida” o “¡enhorabuena! has corrido tu mayor distancia”, sientes el pecho inflado  como si hubieras sacado un postdoctorado. Felicidad.

rocky

¿Qué secreto te gustaría que te hubieran contado cuando empezaste a correr?

2 Comentarios

  1. Nicole Forttes

    Me encantó, me encantó y me encantó! Sin duda este post tiene que tener una segunda parte que esperaré con ansias!
    De los secretos está el como superar la frustración de la primera lesión, como vencer el miedo para inscribirse a tu primera carrera y por qué tu familia no entiende lo que estás haciendo y que sólo tus amigos corredores entienden tu pena cuando estás de baja por lesión.

    Me gusta

    1. Sofi

      ¡De todas manera se viene una segunda parte!
      Qué buen punto el que tocaste, el porqué tu familia no te entiende cuando estás ultra animada por correr. Ese tema da para todo un post en si mismo!
      Abrazos
      Sofi

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s